2/21/2014

La Vida

La vida nos presenta problemas difíciles muchas veces. 

Pero dificultad superada es problema resuelto. 
¡Jamás te desanimes! tú tienes que vencer con elegancia, sonriéle a las dificultades y confía en Dios, que es tu vida y tu energía. 
Si tienes un problema y es complejo, divídelo, y resuelve separadamente cada una de sus partes. 
Recuerda: No puedes cargar con los tres tiempos a la vez. 
Pasado, presente, y futuro. 
Enfoca tu atención en uno sólo. Y ¡No te desanimes nunca! ¡ Y tampoco nunca pierdas de vista que eres hij@ de Dios. 
Recuerda: Él puede hacer por nosotros lo que nosotros no podemos hacer solos. 
Con nuestro Padre, la distancia de una solución es una oración. 



Ale Navarro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario