7/21/2014

Proceso de duelo



Si estás pasando por una separación de pareja, o por el fallecimiento de un ser querido, o por alguna situación parecida y te causa dolor y sufrimiento, no temas, es el proceso del desapego y éste requiere un poco de tiempo.

Si te sientes realmente triste, con dolor en tu interior, crees que tu vida ya no tiene sentido, no tienes ganas de hacer nada, sientes un profundo abatimiento y falta de energía, etc, todo esto es a causa de tu identificación con la mente (el ego), que viven en el pasado y crea resistencia (no aceptación) al momento presente.

Realmente se sale de este estado, pero se requiere de trabajo espiritual, paciencia y la intención de dejar de identificarse uno con la mente.
Es muy importante, cuando uno está experimentando alguna de estas situaciones tan dolorosas, la práctica de meditación. 

Atención plena y consciente al momento presente para que la mente no piense demasiado en el pasado y deje de sentir apego (necesidad de la otra persona).

Cuando haces la práctica de meditación, conectas con tu Ser (te vuelves más consciente, con más luz, elevas tu frecuencia de vibración y vas trascendiendo la mente y el desapego. Como consecuencia, vas creando un espacio entre tú y la situación que te causa dolor).

También es muy importante comprender que no hay necesidad de sufrir a causa de la ausencia de la otra persona. Cuando hay apego, cuesta un poquito lograr esta comprensión, pero poco a poco, si eres consciente de que NO NECESITAS A LA OTRA PERSONA PARA SER FELIZ, vas trascendiendo y sanando.

Una de las cosas más importantes es ACEPTAR EL MOMENTO PRESENTE, y esto es difícil cuando la persona a la que amamos, ya no está con nosotros. Al estar identificados con la mente (el ego), nos cuesta aceptar, y nos resistimos a lo que es.
Toda resistencia causa dolor en nosotros.

Para aceptar, debemos rendirnos al momento presente, a lo que está sucediendo, a lo que es. Debemos decirnos: "Ya no quiero sufrir más, ¿para qué?, ya no puedo más con tanto dolor, me rindo, dejo de poner resistencia, dejo de negar lo que Es."

En el momento en que llegas a estas palabras, con el corazón, automáticamente surge la aceptación de lo que es, y el dolor se disuelve. 
Pero para haber llegado a este punto, deberás haber sufrido mucho, tanto que ya estés cansado de sufrir más.

Es un despertar de tu conciencia, es la comprensión misma de que no hay motivo para sufrir. 
Y todo esto sucede cuando dejas de identificarte con tu mente (el ego).
LA PRÁCTICA DE MEDITACIÓN A DIARIO, UNOS 15 O 20 MINUTOS TE AYUDARÁ EN TU PROCESO DE SANACIÓN.
Tomado de la web A/D

No hay comentarios:

Publicar un comentario