8/10/2014

Ejercicio de Bendiciones

El Ejercicio del Día de hoy: Piensa en algún pequeño problema que tengas. Digamos por ejemplo, que tu computadora no está funcionando como debiera y puedes sentir como te irritas segundo a segundo.

Aunque sabes que no es un gran problema, es lo suficientemente molesto para hacerte sentir mal; como si hubieras llegado a una parte del río de la vida donde está un pequeño rápido.

Te sientes incómodo y no estás seguro de cómo poderte realinear con la vida de nuevo.

Comienza por bendecir la computadora y acepta que más allá de su rendimiento defectuoso se encuentra algo beneficioso. Puede ser que no sepas lo que es todavía, sin embargo, puedes confiar que ahí está de todas formas. Esto, como todo en tu vida se merece una etiqueta BUENA, porque algo bueno saldrá de ello.

Respira profundamente y comienza a repetir afirmaciones tales como, "No sé cuál es la bendición atrás de todo esto, pero sé que está en algún lugar" y dentro de ti imagina que la computadora está funcionando perfectamente, tal como debiera ser.

Mientras haces esto, sentirás una paz que te invade cada célula y molécula de tu cuerpo. Imagínate nadando en el centro de una profunda y tranquila alberca. Siente cómo te invade la paz.

Ahora, inhala profundamente de nuevo, e imagina que tu Ser Interior, un hermoso ser radiante de luz y sabiduría está parado junto a la alberca. Pídele a esta parte Superior tuya, a este TU, sagrado, que te despliegue la razón por la que tu computadora está teniendo problemas, (o la razón por la que estás experimentando cualquier pequeño problema) y escucha en silencio la respuesta que te llega.

Puede llegar como un recuerdo, una sugerencia de alguien más, un conocimiento interno o una simple corazonada. Simplemente espera y escucha.

Trata con frecuencia de comunicarte con tu Guía Interior durante el día. Pregunta y después escucha. Esto abrirá un camino de comunicación de ti, CONTIGO. Y eso, querido amigo, es una bendición en sí.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario