11/29/2014

Corona de Adviento

 

 

LA CORONA DE ADVIENTO

En muchas casa vemos que antes de Navidad ponen como centro de mesa una corona con velas. Además de ser un elemento decorativo, esta corona anuncia que la Navidad está cerca y debemos prepararnos.

La costumbre es de origen pagano, esta corona representaba el ruego al sol para que regresara con su luz y calor durante el invierno. Los cristianos, para prepararnos a la venida de nuestra LUZ y VIDA, la Natividad del Señor, aprovechamos esta "Corona de adviento" como medio para esperar a Cristo y rogarle infunda en nuestras almas su luz.

El círculo es una figura geométrica perfecta que no tiene ni principio ni fin. La corona de adviento tiene forma de círculo para recordarnos que Dios no tiene principio ni fin, reflejando su unidad y eternidad. Nos ayuda también a pensar en los miles de años de espera desde Adán hasta Cristo y en la segunda y definitiva venida; nos concientiza que de Dios venimos y a Él vamos a regresar.

El follaje verde perenne (que puede ser de ramas de pino, oyamel o hiedra) representan que Cristo está vivo entre nosotros, además su verde color nos recuerda la vida de gracia, el crecimiento espiritual y la esperanza que debemos cultivar durante el Adviento.

Las cuatro velas representan los cuatro domingos de Adviento. La primera, segunda y cuarta vela que se encienden son de color morado. El color morado representa el espíritu de vigilia, penitencia y sacrificio que debemos tener para prepararnos adecuadamente para la llegada de Cristo. El tercer domingo se enciende la vela rosada. Este color representa el gozo que sentimos ante la cercanía del nacimiento del Señor. El día de Navidad las velas moradas son substituidas otras de color rojo que simboliza el espíritu festivo de la reunión familiar. En algunos, todas las velas se substituyen por velas rojas y en el centro se coloca una vela blanca o sirio simbolizando a Cristo como centro de todo cuanto existe.

La luz de las velas simboliza la luz de Cristo que desde pequeños buscamos y que nos permite ver, tanto el mundo como nuestro interior. Cuatro domingos antes de la Navidad se prende la primera vela. Cada domingo se enciende una vela más. El hecho de irlas prendiendo poco a poco nos recuerda como conforme se acerca la luz las tinieblas se van disipando, de la misma forma que conforme se acerca la llegada de Jesucristo que es luz para nuestra vida se debe ir esfumando el reinado del pecado sobre la tierra. La luz de la vela blanca o del cirio que se enciende durante la Noche Buena nos recuerda que Cristo es la Luz del mundo. El brillo de la luz de esa vela blanca en Navidad nos recuerda como en la plenitud de los tiempos se cumple el "Advenimiento del Señor".


Primer Domingo de Adviento: La promesa de salvación.

Para empezar:En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Se apagan las luces y se lee la siguiente explicación basada en el Génesis, capítulo 3:

Adán y Eva se dejaron engañar por el demonio al pensar que podían saber más que Dios y hacer lo que Él había prohibido. Así comenzó el pecado en el mundo y todo se volvió obscuridad para el hombre, pues el pecado nos aleja de Dios. Pero Dios prometió enviarnos a un Salvador.

Vela:Se enciende la primera vela, que es la vela del arrepentimiento. El color de la vela nos recuerda que es un tiempo de penitencia, de conversión.

Oración:Que esta corona nos ayude a preparar los corazones de cada uno de los que formamos la familia para tu llegada el día de Navidad.Te lo pedimos, Señor.

Para terminar:Te damos gracias, Señor, por mandarnos a tu Hijo a salvarnos y te pedimos ayuda para preparar nuestro corazón a la venida de Cristo.Amén.

Cantar:Se puede concluir con una canción que todos conozcan. Se sugiere "Ven, ven, Señor, no tardes".

Ven, Ven Señor, no tardesVen, ven que te esperamosVen, ven Señor, no tardesVen, pronto Señor.

El mundo muere de frío,el alma perdió el calor;los hombres no son hermanosel mundo no tiene amor.

Envuelto en sombría noche,el mundo sin paz no ve,buscando va una esperanza,buscando, Señor, tu fe.

Al mundo le falta vida,al mundo le falta luz,al mundo le falta el cielo,al mundo le faltas Tú.

Segundo Domingo de Adviento: La alianza con Noé.

Para empezar:En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Se enciende la vela del domingo anterior, recordando que existía un poco de luz por la promesa del Salvador a pesar del pecado de Adán y Eva. Se apagan las luces y se lee la siguiente explicación basada en el Génesis, capítulo 7 y 8:

En la historia de Noé, se ve como el pecado se fue extendiendo en el mundo y los hombres cada vez más se olvidaban de su amor y mandamientos. El arca de Noé nos recuerda el deseo de Dios de salvar a los hombres. El arco iris es el símbolo que nos recuerda el amor de Dios hacia los hombres.

Vela:Se enciende la segunda vela, que es la vela de la promesa de Navidad, de la promesa de la venida del Salvador.

Oración:Te pedimos que nos ayudes a no alejarnosde Ti por las cosas materiales, las prisas, los regalos. Te pedimos nos ayudes a vivir cerca de Ti estos días y siempre.

Reflexión:Hacer algunas preguntas relacionadas con la lectura del Génesis del Arca de Noé:En la familia ¿qué nos está alejando de Ti en estos momentos? ¿A qué le estamos dando mayor importancia en nuestra vida?

Propósitos:Después de la reflexión anterior, cada miembro de la familia puede compartir cuáles son sus propósitos para mejorar en la semana.

Para terminar:Te damos gracias Señor por mandarnosa tu Hijo a salvarnos y te pedimos ayudapara preparar nuestro corazón para su venida.Amén.

Cantar: "Levántate, pueblo mío"

Levántate pueblo mío;pueblo mío levántate,viene el Señor.

Brilla ya en tus calles,en tus plazasy en los hombresdonde hay amor.

Levántate pueblo mío,despierta porque sale el sol,su fuego brilla en la mañana,el viento canta su voz.

Alégrate pueblo mío,ya llega nuestro SalvadorSu luz nos llena de esperanzasu fuego alegra el corazón.

Su reino es de justicia,de esperanza,su reino es de salvación.

Tercer Domingo de Adviento: Los Mandamientos

Para empezar:En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Se encienden las dos velas de los domingos anteriores recordando cómo la luz fue regresando para el hombre con la promesa de salvación y con la alianza de Noé. Se apagan las luces y se lee la siguiente explicación basada en el libro del Éxodo :

Moisés fue escogido por Dios para liberar a su pueblo de la esclavitud en Egipto. Este es un símbolo de la liberación del pecado por la venida de Jesús al mundo. Más adelante, Dios le da los diez mandamientos a Moisés en el monte Sinaí, con los que nos muestra el camino para la salvación y se abre una luz en la vida de los hombres.

Vela:Se enciende la tercera vela, que representa al amor de Jesús por los hombres.

Oración:Te pedimos Señor nos ayudes a cumplircon tus mandamientos para poder acercarnosa Ti durante toda nuestra vida.

Reflexión:Hacer algunas preguntas relacionadas con la lectura anterior:En la familia: ¿cómo estamos cumpliendo los mandamientos de Dios? ¿Qué mandamiento nos está costando más trabajo cumplir?

Propósitos:Después de la reflexión anterior, cada miembro de la familia puede compartir cuáles son sus propósitos para mejorar esta semana.

Para terminar:Te damos gracias Señor por dejarnos un caminoa seguir con tus mandamientosy te pedimos nos ayudes a cumplirlospara preparar nuestro corazón a tu venida. Amén.

Cantar: "Allanad los caminos"

Hay que allanar las sendas de la vida,porque el Señor está cerca. (bis)

Los ojos de los ciegos se han despegado.Las lenguas de los mudos cantan tu gloria,los cojos han saltado como los ciervos:todo quiere hacerse vida.

Estad siempre alegres en el Señor.Sed fieles y constantes en el orar.Guardaos de maldades y desprecios:Dios cumple sus promesas.

Si quieres que cumpla las profecías;si quieres la gloria de tu Señor;si quieres que tu Dios venga a visitarte:Cuida y limpia sus caminos.

Cuarto Domingo de Adviento: La Anunciación

Para empezar:En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Se encienden las tres velas de los domingos anteriores recordando cómo se fue haciendo la luz para los hombres en la promesa de salvación, en la alianza con Noé y la alianza con Moisés. Se apagan las luces y se lee la siguiente explicación basada en el pasaje de La anunciación de San Lucas 1, 26-38:Con el mensaje que el ángel lleva a María se hace realidad la promesa de salvación a los hombres. Gracias a su "sí" se pudieron llevar a cabo los planes de dios para el mundo.

Vela:Se enciende la cuarta vela que representa la llegada de Cristo a los corazones.

Oración:Señor, te pedimos nos ayudes a estarsiempre dispuestos a dar un "sí"a lo que nos pidas en nuestras vidas.

Reflexión:Hacer algunas preguntas relacionadas con la lectura anterior:¿Cómo hemos cumplido con lo que Dios nos ha mandando en nuestras vidas? ¿Qué tanto hemos aceptado la voluntad de Dios en nuestras vidas?¿Estamos dispuestos a dar un sí a lo que Dios nos pida?

Propósitos:Después de la reflexión anterior, cada miembro de la familia puede decir cuáles son sus propósitos para mejorar en la semana.

Para terminar:Te damos gracias, Señor, por haber enviadoa tu Hijo a salvarnos ypor darnos una Madre en el Cielo.Amén.

Cantar: "Dijo que sí María"

Dijo que sí María, cuando al amanecerpudo ofrecer su casa al Santo de Israel.Era un jardín la Virgen, Dios quiso ser clavel,nunca mi pobre tierra, fuera tan buen vergel.

Dijo que sí María y al recibirle a Élen su morada humilde nos acogió también,Madre de Dios y nuestra, Virgen de Nazaret,En tu jardín de amores yo quiero florecer.

Dijo que sí María cuando al amanecer,supo Dios quería en su jardín nacer.nunca mi pobre tierra fuera tan buen vergelDijo que sí María cuando al amanecer,Dios la envolvió en su sombra.

11/28/2014

Amado Dios gracias por mi maravilloso cerebro

Desde mi altar:

"Amado Dios gracias por el don maravilloso de la vida. Reconozco tu poder y tu grandeza. Haz de mí la persona que tú quieres que yo sea.

Amado Dios gracias por mi maravilloso cerebro y por mi capacidad de aprender, para ingresar al gran universo de las ideas.

Amado Dios ayúdame a recuperar el tiempo perdido para retomar el camino del aprendizaje y convertirme en mi propio maestro, Ya que a nadie le va importar mas mi aprendizaje de lo que me importa mi mismo. 

Amado Dios ayúdame a entender que tengo todos los recursos necesarios para poder aprender, y tanta inteligencia como los grandes genios, lo único que tengo que hacer es pulirla y darle forma. Y esta tarea la tengo que realizar yo, ya que todo aprendizaje es autoaprendizaje.

Amado Dios ayúdame a amar la lectura, y hacer de ella el hábito que le de forma y fondo a mi mente. Amado Dios ayúdame a considerar a la lectura como el invento más trascendente de la humanidad; pues ¿qué sería del mundo sin los maravillosos libros que sirven para transmitir ideas y conocimientos?

Amado Dios gracias porque hoy como nunca está a mi disposición la tecnología necesaria para aprender y transformar mi vida. 

Amado Dios hoy entiendo que sólo hay un pecado, y ese pecado es la ignorancia." Carlos Gil

Yo soy

 

Test ... YO SOY !....y TÚ QUIÉN ERES???

Aquello que crees acerca de ti, lo manifiestas día a día en la forma en que te comportas y te relacionas con las demás personas.


Mira con atención las 6 frases! Elige aquella que mejor te representa y a continuación descubre su significado.


1. Yo soy fuerza:

Te caracterizas por ser una persona apasionada por todo lo que hace, intensa y poderosa, aunque también podrías llegar a ser un poco dominante, orgullosa y posesiva. Tu carácter fuerte te ha hecho pensar que estas a cargo de suplir todas tus necesidades y las necesidades de las personas que más quieres, llegando a trabajar en exceso con el propósito de obtener recursos que te permitan garantizar tu bienestar y el de los tuyos. El trabajo es importante, y definitivamente las personas agradecen tus esfuerzos por apoyarlos, pero ellos también quieren tu bienestar y tu compañía. Un poco de moderación en la intensidad con que trabajas te permitirá disfrutar más de tu vida, de los tuyos, y de vivir más tranquilo, pleno y feliz.


2. Yo soy paz:

Te caracterizas por ser una persona espiritual, honesta, cariñosa y noble. Tienes la tendencia natural a evitar las confrontaciones y por esta razón vives con un gran optimismo que se percibe en todo aquello que haces y restas importancia a las situaciones dolorosas que suceden, situación que se podría degenerar en apatía e insensibilidad poco realista. El problema no es que no hagas caso de tus sentimientos negativos, sino que no te permitas crecer a través de las lecciones que ellos tienen para tu vida. Dejarnos conmover por los acontecimientos de la vida, incluso los dolorosos, trascenderlos y aprender de ellos, enriquecerá nuestras experiencias y hará más reales y significativos nuestros días y nuestra alegría. Recuerda que la vida dice: Serás feliz, pero primero te haré fuerte.


3. Yo soy alegría:

Te caracterizas por ser una persona optimista, activa, polifacética, que vive al máximo, pero que al mismo tiempo no le gustan los compromisos y podría ser muy dispersa e inconstante. Eres una persona decidida que siempre encuentra la manera de satisfacer sus necesidades básicas y sus anhelos y proyectos. Disfrutas haciendo compras, viajando y consintiéndote, te encanta reunir información sobre posibles fuentes de placer, y en algunos casos puedes llegar a ser imprudente con tus recursos. Sueles experimentar temor por la pérdida de comodidades o de seguridad material y fácilmente te sientes pobre. La mayor parte de tu tiempo estás pensando en el futuro, por lo tanto te privas de experimentar y trabajar plenamente en el presente, que es donde la vida sucede y donde realmente podrías construir bienestar para los días por venir. Calmar tu mente, vivir un día a la vez y aprovechar tu creatividad y talento en el trabajo de tu día a día mejorará tu productividad, la calidad de tu vida y hará más real e intensa tu alegría.


4. Yo soy amor:

Te caracterizas por ser una persona detallista, fraternal y con un alma noble, que siempre desea lo mejor para los demás. Te gusta unir a las personas y construir armonía en tu mundo. Eres una persona con muchísima energía, que siempre está dispuesta ayudar y le encanta permanecer activa, pero siempre dentro de estructuras seguras, definidas y conocidas. Tu principal reto es confiar y aprender a recibir. Das mucho y de muchas maneras, y la vida siempre quiere retribuirte, solo que a veces tu saboteas sus intentos. Tan importante como dar es aprender a recibir. No digas que no a aquello que realmente deseas, nos es egoísta ser feliz y cumplir tus anhelos, al contrario, si tú estas bien podrás seguir dando más y mejor amor, de ese que ilumina y que al mundo le hace tanta falta.


5. Yo soy bondad:

Te caracterizas por ser una persona amigable, que enfrenta sus miedos, orientada a la seguridad y muy responsable. Tu forma de enfrentar la ansiedad es creando relaciones fuertes construidas en la lealtad absoluta hacia las personas que más quieres. Ofreces apoyo y compromiso con la esperanza de recibir lo mismo de parte de las demás personas. Buscas relaciones seguras, por lo cual tiendes a ser más demorado a la hora de crear nuevas amistades: observas a las personas por un tiempo para comprobar si realmente son dignas de confianza y verdaderamente están de parte tuya. Disfrutas la seguridad de lo rutinario, y es justamente ahí donde está tu gran reto. Busca la diversidad y la variedad. Te encanta lo conocido, pero es muy probable que también encuentres interesantes nuevas actividades y posibilidades. Salir por instantes de tu zona de confort, más que ser amenazador o riesgoso, ampliará enormemente tu visón de mundo y de la vida y te sentirás mucho más pleno, motivado y satisfecho.


6. No sé quién soy:

Generalmente cuando nos sentimos extraviados en la vida es porque pasamos mucho tiempo pensando en el futuro y los días por venir, y experimentamos miedo, ansiedad, a veces incluso tristeza por no saber que nos depara el mañana, como nos vamos a desenvolver en él y como solventaremos nuestros gastos, nuestras necesidades y las de las personas que más amamos. Cada persona en el mundo está llena de habilidades maravillosas, pero cada persona en el mundo está en la obligación de reconocerlas, aceptarlas y entender cómo puede emplearlas para darla más sentido y felicidad a su vida. Descubre cuales son las tuyas (no importa que tengas que hacer una pausa temporal mientras lo logras) y una vez que lo hagas, empieza a trabajar con amor y dedicación en el presente y a fluir con la vida para lograr la seguridad y la felicidad que tanto anhelas. Eres el arquitecto y principal patrocinador de tus sueños, así que sigue con fe y adelante.

11/27/2014

Adviento

 

Adviento, tiempo hermoso de espera, para la venida de nuestro Senor Jesus, tiempo en que debemos estar preparados, para meditar, orar y pensar en la conversion, dejar atras todos los errores cometidos, en contra de Dios, de nuestros hermanos, y contra nosotros mismos, lo hermoso sentir nuestra conciencia, nuestro espiritud, limpios en paz, es sentirse libres, dispuestos a recibir a Dios en el pequeno Jesus, que nos trae la esperanza de la Vida Eterna, para cumplir la mision de derrotar la muerte, para tener derecho a esa Vida junto a Dios.

La palabra adviento viene del latín, ad- ventus, (venida, llegada). Hace pues referencia a la llegada de Jesús a este mundo, como lo habían predicho los profetas y se esperaba en todo el pueblo de Israel desde hacía muchos años.

Isaías ya había dicho ”Y saldrá del tronco de Jesé....” Ese Jesús esperado para aliviarlos y sacarlos de la esclavitud, un poderoso guerrero y victorioso general de los ejércitos que levantara a todo el pueblo contra el dominador.

Israel vivió su adviento durante los tiempos de dominaciones y esclavitudes, de luchas y desazones, cuando llegó no lo conocieron, pues esperaban una mano dura que rompiera todas las cadenas. Esas cadenas no eran visibles, estaban en el corazón. Les costó pues comprender el mensaje de Él porque como siempre queremos “ver”.

Es pues este tiempo para nosotros de limpiar nuestra casa a fondo, tirar lo que estorbe, dar de lado a sentimientos negativos y prepotentes, mirar en nuestro interior, escudriñar los entresijos del corazón y hacer limpieza general.

Tirar lo que no sirva, lo que nos hiera y obstaculice el camino, el miedo, las inseguridades, el rencor, la apatía, llenar el alma de amor hacia uno mismo y hacia los demás, espíritu de servicio, perdonar y pedir perdón, recuperar los sentimientos perdidos, llenarse de esperanza y de fe, agradecer cuanto se tiene, con todo aquello que dios nos ha bendecido, y nos sigue bendiciendo diariamente, a veces son cosas grandes, pero la mayoría de las veces pasan inadvertidas, la sonrisa de un niño, el perfume de una rosa...

Engalanar nuestra alma para esa bienvenida al Niño Dios, que brille en medio de los dolores y sufrimientos del mundo, poner en la vida alegría, humor, fuerza, empuje, acción… para que cuando llegue como todos los años podamos ofrecerle lo mejor que hay en nosotros mismos.

En nuestra casa decorar con motivos navideños el entorno, buscar la compañía de los seres queridos, acordarnos de los que partieron a un fin mejor y que otras navidades estuvieron dándonos su calor, acompañar a los más débiles y desheredados de la fortuna, compartir algo de lo nuestro con ellos… ¡Tenemos tantas cosas!

Siempre debemos acercarnos a Jesús, pero en estas fechas es cita obligada la renovación. Él siempre está junto a nosotros y cualquier momento es bueno para acompañarlo.

Buscar un sitio, meditar, rezar, encontrarnos cara a cara para poder hablarle y pedirle por los enfermos, la paz, las guerras, los sinsabores de la vida… ¡Hay tantas cosas por las que orar!

Dar, dar a cambio nuestra colaboración, ponernos a su disposición para lo que él quiera de nosotros, ofrecerle nuestras alegrías y nuestros sufrimientos, nuestros pesares y nuestros logros.

Reflexionar sobre nuestra vida, leer lecturas que alimenten la mente y el espíritu, mirar hacia atrás para no repetir los errores, para poder edificar sobre las ruinas de una vida pasada que no debe repetirse, tenemos que seguir adelante, amando, comprendiendo, ofreciéndonos… sí, ofreciéndonos tal y como somos sin caretas que desvirtúen los defectos, ser siempre íntegros y sinceros, mostrarnos al mundo con defectos y virtudes, reconocer la humanidad que hay dentro de cada uno para afrontando la realidad cambiar las actitudes que no benefician a nadie.

No malgastemos el tiempo haciendo sacrificios que no sepamos cumplir, es algo más sencillo, es amar, y amar es algo diferente, es olvidarse de sí mismo para darse, por eso decimos que amar es dar, es darnos a nosotros mismos y en esa entrega todo lo que hay en sí misma de bello, de generoso y algunas veces de egoísmo, de querernos mucho a nosotros mismos y nada a los demás, de mirarnos en el espejo y no ver nada, debemos ser un reflejo de caridad, de entrega generosa y sin objeciones, de perdernos para encontrarnos, y al hacerlo descubrir un ser más entero, más humano y a la vez divino, con más altos ideales, con proyectos grandiosos para salvar a la humanidad de las garras del mal, del enemigo, (hipocresía, egoísmos, avaricias...)

Cada año las fiestas que se vivan sean nuevas, como nuestro interior, al renovarse por dentro que se refleje a nuestro alrededor, que invada a los que nos rodean y llene todo de luz y calor, como las calles de la ciudad que cada año se adornan para recibir a ese niño que todos llevamos dentro, pero que tienen que crecer en madurez y sentido común.

El mundo un día amanecerá y dirá de verdad ¡ ha nacido Jesús !, y ese día no habrá dolor, sufrimiento ni lágrimas, será un universo feliz, compartido y brillará una luz nueva , la luz de la verdad , de las almas puras e incontaminadas.

Habrá pasado el tiempo de las tinieblas para aparecer el de la luz, saldremos de las madrigueras para pactar con el lobo y el león, el zorro será amigo, el hielo se disolverá, el calor, el calor de los seres humanos aflorará y se esparcirá por el ambiente llenándolo todo de un agradable ambiente, contagiando de esperanza y de paz.

Josefina F. Jiménez Laguna