7/26/2015

EL PODER DE DIOS ME RODEA Y ME ENVUELVE AHORA

 

EL PODER DE DIOS ME RODEA Y ME ENVUELVE AHORA.

Si alguna vez me siento inseguro o incómodo con lo que sucede en mí y a mi alrededor, afirmo la verdad: El poder de Dios me rodea y me envuelve.

Soy el poder de Dios.

Luego puedo pensar claramente y actuar con confianza y aplomo.

En mis ratos de oración, edifico el poder y la presencia de Dios en mi conciencia, de manera muy parecida a cómo un albañil construye una pared fuerte.

Afirmo el poder de Dios en cualquier momento de estrés y sé que todo está bien.

El Espíritu morador me permite ser fuerte en toda circunstancia.

El temor no tiene lugar en mí porque mantengo un contacto constante con Dios. Soy valiente cuando otros necesitan confianza. Estoy protegido en toda situación.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario