6/29/2015

LA PRUEBA FINAL

 

 

LA PRUEBA FINAL

Jhon se levanto del banco, arreglando su uniforme, y estudió la multitud de gente que abría paso hacia la Gran Estación Central. Busco la chica cuyo corazón el conocía pero cuya cara nunca había visto, la chica de la rosa. Su interés en ella había comenzado 13 meses antes en una Biblioteca de Florida.

Tomando un libro del estante, se encontró intrigado, no por las palabras del libro sino por las notas escritas en el margen. La escritura suave reflejaba un alma pensativa y una mente brillante. En la parte del frente del libro descubrió el nombre de la dueña anterior, la señorita Hollis Maynell . Con tiempo y esfuerzo localizo su dirección. Ella vivía en Nueva York. El le escribió una carta para presentarse y para invitarla a corresponderle. Al día siguiente, Juan fue enviado por barco para servir en la Segunda Guerra Mundial.

Durante un año y un mes, los dos se conocieron a través del correo, y un romance fue creciendo. John le pidió una fotografía, pero ella se negó. Ella sentía que si a el de verdad le importaba, no importaría como ella luciera.

Cuando por fin llego el día en que el regresaría de Europa, ellos arreglaron su primer encuentro: a las 7:00 pm en la Gran Estación Central de Nueva York. "Tu me reconocerás" ella dijo, "por la rosa roja que llevare en la solapa".

Así que a las 7 John estaba en la estación buscándola. Dejaré que el señor X les diga lo que sucedió:

"Una joven mujer vino hacia mi, su figura alta y esbelta. Su cabello rubio y rizado se encontraba detrás de sus delicadas orejas; sus ojos eran azules como flores. Sus labios y su mentón tenían una gentil firmeza y en su traje verde pálido , era como la primavera en vida.

Yo comencé a caminar hacia ella sin darme cuenta que no llevaba la rosa. Mientras me movía, una pequeña y provocativa sonrisa curvo sus labios: "¿Vas por mi vía, marinero? Murmuro ella. Casi incontrolablemente di un paso hacia ella y entonces vi a Hollis Maynell. Estaba parada casi directamente detrás de la chica. Una mujer, ya pasada de sus 40, con cabello grisáceo bajo un sombrero gastado. Era mas que regordeta, sus pies con gruesos tobillos descansaban en zapatos de suela baja. La chica en el traje verde se iba rápidamente.

Sentí como si me partiera en dos: mi deseo tan agudo de seguirla, y a la vez tan profundo mi anhelo por la mujer cuyo espíritu me había acompañado y apoyado, Y ahí estaba ella. Su pálida y rolliza cara era gentil y sensible, sus ojos grises tenían un brillo cálido y amigable. No vacile. Mis dedos apretaron la pequeña y usada copia de cuero del libro que era para identificarme con ella. Esto no seria amor, pero seria algo preciado, algo quizá mejor que el amor, una amistad por la que había y debía estar siempre agradecido.

Cuadre mis hombros, salude y le ofrecí el libro a la mujer, aunque mientras hablaba me sentí ahogado por la amargura de mi decepción. Soy el Teniente John X, y usted debe ser la Srta. Maynell. Estoy muy contento que me pudiera conocer; ¿la puedo llevar a cenar? La cara de la mujer se ensancho en una sonrisa tolerante."No se de que se trata esto hijo" ella respondió, "pero la señorita en el traje verde que se acaba de ir me rogó que usara esta rosa en mi abrigo. Y ella dijo que si usted me invitaba a cenar yo le diría que lo esta esperando en el restaurante de frente. Ella dijo que era una clase de prueba!"

No es difícil de entender y admirar la sabiduría de la Srta. Maynell. La verdadera naturaleza de un corazón.

 

6/28/2015

Alcanza tu sueño

 

 

Sé firme en tus actitudes y perseverante en tu ideal.
Pero sé paciente, no pretendiendo que todo te llegue de inmediato.
Haz tiempo para todo, y todo lo que es tuyo, vendrá a tus manos en el momento oportuno.
Aprende a esperar el momento exacto para recibir los beneficios que reclamas.
Espera con paciencia a que maduren los frutos para poder apreciar debidamente su dulzura.

No seas esclavo del pasado y los recuerdos tristes.
No revuelvas una herida que está cicatrizada.
No rememores dolores y sufrimientos antiguos.
¡Lo que pasó, pasó!

De ahora en adelante procura construir una vida nueva, dirigida hacia lo alto y camina hacia delante, sin mirar hacia atrás.
Haz como el sol que nace cada día, sin acordarse de la noche que pasó.

Sólo contempla la meta y no veas que tan difícil es alcanzarla.
No te detengas en lo malo que has hecho; camina en lo bueno que puedes hacer.
No te culpes por lo que hiciste, más bien decídete a cambiar.
No trates que otros cambien; sé tú el responsable de tu propia vida y trata de cambiar tú.

Deja que el amor te toque y no te defiendas de él.
Vive cada día, aprovecha el pasado para bien y deja que el futuro llegue a su tiempo.
No sufras por lo que viene, recuerda que “cada día tiene su propio afán”.

Busca a alguien con quien compartir tus luchas hacia la libertad; una persona que te entienda, te apoye y te acompañe en ella.
Si tu felicidad y tu vida dependen de otra persona, despréndete de ella y ámala, sin pedirle nada a cambio.
Aprende a mirarte con amor y respeto, piensa en ti como en algo precioso.

Desparrama en todas partes la alegría que hay dentro de ti.
Que tu alegría sea contagiosa y viva para expulsar la tristeza de todos los que te rodean.
La alegría es un rayo de luz que debe permanecer siempre encendido, iluminando todos nuestros actos y sirviendo de guía a todos los que se acercan a nosotros.

Si en tu interior hay luz y dejas abiertas las ventanas de tu alma, por medio de la alegría, todos los que pasan por la calle en tinieblas, serán iluminados por tu luz.
Trabajo es sinónimo de nobleza.
No desprecies el trabajo que te toca realizar en la vida.
El trabajo ennoblece a aquellos que lo realizan con entusiasmo y amor.
No existen trabajos humildes.
Sólo se distinguen por ser bien o mal realizados.
Da valor a tu trabajo, cumpliéndolo con amor y cariño y así te valorarás a ti mismo.

Dios nos ha creado para realizar un sueño.
Vivamos por él, intentemos alcanzarlo.
Pongamos la vida en ello y si nos damos cuenta que no podemos, quizás entonces necesitemos hacer un alto en el camino y experimentar un cambio radical en nuestras vidas.
Así, con otro aspecto, con otras posibilidades y con la gracia de Dios, lo haremos.

No te des por vencido, piensa que si Dios
te ha dado la vida, es porque sabe que tú puedes con ella.
El éxito en la vida no se mide por lo que has logrado, sino por los obstáculos que has tenido que enfrentar en el camino.

Tú y sólo tú escoges la manera en que vas a afectar el corazón de otros y esas decisiones son de lo que se trata la vida.
“Que este día sea el mejor de tu vida".

 

 

6/26/2015

COMO DIBUJAS UN ÁRBOL

 

 

En este día te pondremos a dibujar un árbol para descubrir tu personalidad, cada uno de los trazos que ponemos al momento de dibujar una figura tan simple como un árbol, reflejan mucho de lo que pensamos, sentimos y de la manera de reaccionar ante situaciones sociales.

¡¡Te vas a sorprender de los increíbles datos que arroja!! incluso vas a querer aplicarlo a todos tus conocidos, así que ve por un lápiz, un papel y continua leyendo porque acá te lo vamos a decir todo.

Antes de iniciar debes de saber que cuando nos ponemos a dibujar un árbol ponemos en él toda nuestra parte consciente e inconsciente, aplicamos a cada uno de nuestros trazos información de nuestra personalidad y carácter a través de algo que se denomina: proceso mental es por eso que todo lo que se plasma es muy certero y tiene gran validez a nivel psicológico.

Este tipo de pruebas son aplicadas en muchos sitios para conocer a profundidad la personalidad del individuo. Ahora vamos a revelarlo todo.


¿Cómo dibujas el tronco?

El tronco representa cómo se ve el individuo a si mismo, la forma en como reacciona ante periodos de frustración, ante problemáticas en su medio, el tipo de sensibilidad que tiene, su capacidad de adaptación y su fortaleza ante las emociones. Revisa cada uno de los troncos que te presento a continuación y descubre esa parte de tu personalidad.

 

 

 

¿Cómo dibujas las hojas?

Mira, si el tronco representa al individuo, las hojas representan la parte mental de éste mismo, la forma en como piensa pero también representa su parte espiritual. Uno de los indicadores básicos es la forma en cómo percibe la realidad y su manera de actuar ante ella. Ve a tu árbol revisa las hojas y sorpréndete de los resultados.

 

¿Cómo dibujas las raíces?

Las raíces son los sentimientos más profundos del individuo, incluso nos puede hablar acerca de sus actitudes sexuales, sentimientos y aquello que normalmente no exteriorizamos de forma tan abierta. Las raíces representan lo que nos sostiene como individuos, nuestros cimientos. Asi que vayamos a tu árbol y descubre esa parte de tu personalidad.

 

 

¿Y el suelo? ¿Cómo lo dibujaste?

El suelo es el sustento desde donde viene todo nuestro yo. Su presencia o ausencia en nuestro dibujo, nos indicará el apoyo que tiene la persona con su contexto e incluso sus inseguridades y miedos. Si estas analizando la personalidad de alguien, con este trazo te darás cuenta de algunas represiones que tenga en su inconsciente. ¿Cuál fue tu resultado?

 

 

¿Le has puesto pasto?

Muy bien, si has colocado pasto a tu árbol que has dibujado, seguramente vas a reflejar algunas conductas, experiencias o circunstancias que han marcado tu pasado es la parte que va a tapar tus raíces y también esa parte de tu tronco que ya hemos explicado antes. Seguramente cuando veas el tipo de pasto que has colocado te vas a sorprender.

Como puedes darte cuenta cada una de las partes de un árbol está representando claramente su ansiedades, la felicidad que tienes, inquietudes, la manera en como te ves ante los demás, tu fortaleza y todo lo que está detrás hasta de lo que tu mismo no sabías.

Seguramente una vez que hayas hecho este test, vas a quedar sorprendido de la forma en cómo han quedado al descubierto todos tus más recónditos secretos, a nosotros nos ha encantado y esperamos que nos compartas tu experiencia.

 

6/25/2015

Simples Reglas Para Alcanzar La Felicidad

 

 

Simples Reglas Para Alcanzar La Felicidad

Aunque los seres humanos no llegamos a este mundo con un manual de instrucciones que nos enseñe cómo vivir con felicidad, si lo pensamos por un momento, nos daremos cuenta de que no lo necesitamos. Hoy aprenderás que la vida es mucho más simple de lo que parece, y que lo único que necesitarás para alcanzar la felicidad es recordar algunas reglas que te enseñarán a valorar esas pequeñas que la vida nos otorga y muchas veces ignoramos.

Antes de decir algo malo, piensa en aquellos que no están presentes para defenderse.

Antes de quejarte sobre el sabor o la calidad de la comida, piensa en todas aquellas personas que están pasando hambre en el mundo.

Antes de gritarle a tu pareja, piensa en la inmensa soledad que envuelve a otras personas.

Antes de quejarte sobre tu situación actual, piensa en aquellos que nunca llegaron a disfrutar el día de hoy.

Antes de enojarte porque la casa está desordenada, recuerda que hay personas que ni siquiera tienen un lugar dónde dormir.

Antes de dejar que el tráfico y las largas filas arruinen tu día, piensa cuan afortunado eres por tener un trabajo y un auto.

Antes de señalar a alguien con el dedo acusador, recuerda que tú también eres humano y puedes cometer errores.

Y la regla más importante de todas…

Antes de dejar que un pensamiento negativo arruine tu humor,

sonríe y da las gracias por estar vivo.

Recuerda mirar en cinco direcciones cada día:

Hacia adelante – Para saber a dónde vas.

Hacia atrás – Para recordar de dónde vienes y evitar cometer errores pasados.

Hacia abajo – Para asegurarte de no pisotear o humillar a nadie en el camino.

 

Hacia los costados – Para ver quién está a tu lado para apoyarte, y quién te necesita.

 

Hacia arriba – Para recordar que siempre hay alguien cuidándote.

 

¡Comparte este mensaje con tus amigos y recuérdales lo fácil que es ser feliz!

 

6/24/2015

MI PADRE ES EL PILOTO

 

Un niño abordó un avión para viajar a Nueva York, llamando la atención de todos, sube al avión con boleto en mano, busca su asiento y se sentó al lado mío. Se veía un niño educado, seguro e inteligente.

Me miró, sonrió, sacó un libro y comenzó a dibujar, pintar y colorear.

A pesar de su corta edad, acaso unos 8 años, no presentaba rasgos de ansiedad ni nerviosismo al despegar el avión.

El vuelo no fue muy bueno, hubo tormenta y mucha turbulencia.

De momento una sacudida fuerte, y todos estaban muy nerviosos, pero el niño mantuvo su calma y serenidad en todo momento ¿Cómo lo hacía?, ¿Por qué su calma?

Hasta que una mujer frenética le preguntó;- Niño: ¿no tienes miedo?- "No señora”, contestó el niño y mirando su libro de pintar le dice:- ”Mi padre es el piloto”...

A lo largo del camino nos vamos a encontrar con sucesos que nos sacudan como en una turbulencia. Habrá momentos en los que no veremos el terreno sólido y nuestros pies no pisarán lugar seguro. No veremos dónde sostenernos, estaremos inseguros.

En esos tiempos hay que recordar que nuestro PADRE es el piloto.

A pesar de las circunstancias, nuestras vidas están puestas en el creador. Así que la próxima vez que llegue una tormenta a tu vida o si en este momento estás pasando por una, alza tu mirada al cielo, CONFÍA y di para ti mismo/a: ¡¡Mi PADRE es el piloto!!

 

6/22/2015

PARA SANAR LA RELACIÓN CON TU MADRE

 

 

PARA SANAR LA RELACIÓN CON TU MADRE

“Madre, perdóname por fundirte con mis recuerdos, por no distinguir que eres un ser espiritual que amorosamente se prestó a la obra de teatro que protagonizamos en la Tierra.

Perdóname por hablarte de cualquier manera, por desconocer que tenemos un pacto, por herir tus sentimientos a partir de mis propias percepciones.Perdóname por cada minuto en el cual creí que todo esto se trataba de ti y no de mí.

Perdóname por nuestra historia juntas, por pretender cambiarla, por no superarla.

Perdóname porque no me es fácil saber y sentir quien eres realmente, porque a través de ti sólo veo a mi niña lastimada, porque sólo percibo dolor.

Perdóname por querer marcharme de tu vida, perdóname por haberme ido, perdóname por no querer volver a ti, perdóname por no honrarte y no amarte lo suficiente.

Me perdono completamente porque yo no tengo manera de saberlo todo, porque soy tan inocente como tú. Me perdono completamente por mi capacidad latente para lastimar, para resentir, para dañar, para odiar, nada de esto ha sido creado conscientemente, una fuerza interior, una razón, una memoria, una queja, un deseo y mi necesidad de escapar del dolor me impulsó. Yo merezco perdonarme completamente y lo hago ahora.Sin duda alguna te doy gracias porque en un acto de amor consciente o inconsciente me trajiste a la vida, a este mundo que me ha ofrecido todo para que yo pueda conocerlo. Gracias por lo vivido, por las experiencias juntas, por los dolores, por las lágrimas, por las risas, por las ausencias, por las heridas abiertas, por las palabras bonitas y por las que no fueron tanto, todo ello me ha forjado como el ser humano que soy. Te doy gracias porque existes en algún lugar de mi ser y porque me escuchas ahora. Te bendigo.

Lo siento por las memorias de dolor que comparto contigo, te pido perdón por unir mi camino al tuyo para sanar. Te doy las gracias porque estás aquí para mi y te amo por ser quién eres. También te amo porque estás en mis recuerdos y porque es el momento de hacerlo, nunca antes lo fue. Estas palabras surgen, nacen, brotan y florecen en mí ser cuando el tiempo de mi mente es perfecto, el amor me busca ahora y me reencuentra contigo, yo elijo estar en paz contigo, yo soy esa paz en ti y en mí. Yo soy paz. Yo honro mi vida y la tuya tal como fue, tal como es. Yo hago una reverencia ante tu ser de luz que es quien yo soy.”

Que así sea.-

Muchas personas creen que al perdonar a alguien le están haciendo un favor, incluso creen que esa persona “no lo merece”.

Quién lo merece eres TÚ. Te devuelve la paz, la serenidad, el amor y la confianza.

Te libera.

De igual manera es importante pedirle perdón a la persona a la que le tengas rencor porque finalmente tú la atrajiste hasta tu vida para aprender de ella y esa persona en un acto de amor incondicional se prestó a ser el o la “mala” de tu “película” para que tú aprendieras. Debes de reconocer que estar en ese papel no ha de ser nada agradable tampoco, ponte en su lugar por un momento y piensa, percibe lo que esa persona debió vivir y sentir para actuar como lo hizo. Su vida no fue fácil y se “sacrificó” para aprender y ayudarte a evolucionar.

Es importante sanar la relación con los padres, en especial con la madre.No importa si tu madre vive en este plano o no, visualízala y díselo.

 

6/21/2015

FABRICANDO UN PADRE

 

 

Fabricando un Padre
En el taller más extraño y sublime conocido, se reunieron los grandes arquitectos, los afamados carpinteros y los mejores obreros celestiales que debían fabricar al padre perfecto:


- "Debe ser fuerte", comentó uno.
- "También, debe ser dulce", comentó otro experto.
- "Debe tener firmeza y mansedumbre: tiene que saber dar buenos consejos".
- "Debe ser justo en momentos decisivos, alegre y comprensivo en los momentos tiernos".
- "¿Cómo es posible, interrogó un obrero, poner tal cantidad de cosas en un solo cuerpo"?
- "Es fácil, contestó el ingeniero. Sólo tenemos que crear un hombre con la fuerza del hierro y que tenga corazón de caramelo".


Todos rieron ante la ocurrencia y se escucho una voz (era el Maestro, dueño del taller del cielo):
- "Veo que al fin comienzan, comentó sonriendo. No es fácil la tarea es cierto, pero no es imposible si ponen interés y amor en ello".
Y tomando en sus manos un puñado de tierra, comenzó a darle forma.
- "¿Tierra?, preguntó sorprendido uno de los arquitectos. ¡Pensé que lo fabricaríamos de mármol, o marfil o piedras preciosas!".
- "Este material es necesario para que sea humilde", le contestó el Maestro.
Y extendiendo su mano sacó de las estrellas oro y lo añadió a la masa.
- "Esto es para que en pruebas brille y se mantenga firme".


Agregó a todo aquello, amor, sabiduría, le dio forma, le sopló de su aliento y cobró vida, pero... faltaba algo, pues en su pecho le quedaba un hueco.
- "¿Y qué pondrás ahí?", preguntó uno de los obreros.

Y abriendo su propio pecho, y ante los ojos asombrados de aquellos arquitectos, sacó su corazón, y le arrancó un pedazo, y lo puso en el centro de aquel hueco.


Dos lágrimas salieron de sus ojos mientras volvía a su lugar su corazón ensangrentado.
- "¿Por qué has hecho tal cosa?", le interrogó un ángel obrero.
Y aún sangrando, le contestó el Maestro:
- "Esto hará que me busque en momentos de angustia, que sea justo y recto, que perdone y corrija con paciencia, y sobre todo, que esté dispuesto aún al sacrificio por los suyos y que dirija a sus hijos con su ejemplo, por que al final de su largo trabajo, cuando haya terminado su tarea de padre allá en la tierra, regresará hasta mí. Y satisfecho por su buena labor, yo le daré un lugar aqui en mi reino. Le extenderé mi mano, descansará en mi pecho y tendrá Vida Eterna.

 

Pues yo también soy Padre y por él, por su bien, para otorgarle vida, me arranqué del corazón un pedazo de amor y lo puse en su pecho. Para que a mí regrese, guiado por la sangre que derramé por él en una cruz, para darle perdón, para mostrarle que aunque es duro ser padre, cuando extiendes tus brazos y perdonas, la recompensa es vida, gozo y amor eterno.

 

6/19/2015

PERMANECER ABIERTOS AL AMOR

 

 

Existen momentos en los que nos gustaría mucho ayudar a quienes amamos, pero no podemos hacer nada o las circunstancias no permiten que nos aproximemos, o la persona permanece cerrada ante cualquier gesto de solidaridad y apoyo.

Entonces sólo nos resta el amor. En los momentos en que todo es inútil, aún podemos amar - sin esperar recompensas, ni cambios, ni agradecimientos.

Si conseguimos actuar de esta manera, la energía del amor empieza a transformar el universo que nos rodea. Cuando esta energía aparece, siempre consigue realizar su trabajo."El tiempo no transforma al hombre. El poder de la voluntad no transforma al hombre. Lo transforma el amor", Dice Henry Drummond.

El amor transforma, el amor cura. Pero a veces el amor construye trampas mortales y termina destruyendo a la persona que decidió entregarse por completo.

¿Qué sentimiento complejo es éste que - en el fondo - es la única razón para continuar vivos, luchando, procurando mejorar?

Sería una irresponsabilidad intentar definirlo; porque, como todo el resto de los seres humanos, yo solamente consigo sentirlo. Se escriben miles de libros, se estrenan obras teatrales, se producen films, se crean poesías, se tallan esculturas en madera o mármol, pero, a pesar de ello, todo lo que el artista puede transmitir es la idea de un sentimiento, pero no el sentimiento en sí mismo.


No obstante, aprendí que este sentimiento está presente en las pequeñas cosas y se manifiesta en la más insignificante de las actitudes que tomamos; por lo tanto, es necesario tener el amor siempre en mente cuando actuamos o dejamos de actuar.

Llamar por teléfono y decir la palabra de cariño que postergamos. Abrir la puerta y dejar entrar a quien necesita nuestra ayuda. Aceptar un empleo. Abandonar un empleo.

Tomar la decisión que estábamos dejando para después. Pedir perdón por un error que cometimos y que no nos deja en Paz. Exigir un derecho que tenemos.

Abrir una cuenta en el florista, que es más importante que la del joyero. Poner la música bien alta cuando la persona amada esté lejos, pero bajar su volumen cuando se halla cerca.

Saber decir "sí" y "no", porque el amor lidia con todas Las energías del hombre. Descubrir un deporte que pueda ser practicado por ambos. No seguir ninguna receta, ni siquiera las contenidas en este párrafo; porque el amor requiere creatividad.

Y cuando nada de eso sea posible, cuando lo que resta es apenas soledad, entonces acordarse de una historia que un lector me envió una vez:

"Una Rosa soñaba día y noche con la compañía de las abejas, pero ninguna venía a posarse en sus pétalos.

La flor, sin embargo, continuaba soñando. Durante sus largas noches imaginaba un cielo donde volaban muchas abejas que venían a besarla cariñosamente. Así conseguía resistir hasta el día siguiente, cuando volvía a abrirse con la luz del Sol.

Cierta noche, conociendo la soledad de la Rosa, la luna preguntó:

- ¿Tú no estás cansada de esperar?

- Quizás. Pero tengo que seguir luchando.

-¿Por qué?

- Porque si no me abro, me marchitaré."

PAULO COEHLO

6/18/2015

SUPERAR LA DECEPCIÓN

 

 
Como todo ser humano, tendemos a tener apegos,
ya sea a algo, un trabajo, una ciudad… o a alguien.

Es ahí donde puede aparecer la decepción. Como consecuencia de nuestros apegos, la decepción aparece varias veces en nuestra vida. Puede que hayamos perdido el trabajo que creíamos merecer, puede que una enfermedad esté intentando arrebatar la vida de un ser querido, o puede que alguien a quien queremos nos demuestre no sentir lo mismo.

Sea cual sea la decepción por la que estemos pasando, todas vienen por nuestras expectativas irreales formadas acerca de ese algo o alguien. Es una sensación dolorosa como si alguien nos hubiera engañado y la verdad es que nadie lo ha hecho, excepto nosotros mismos.
Como consecuencia de la decepción aparece un fuerte estrés psicológico que nace de la necesidad de control y previsibilidad que al no cumplirse nos superan llevándonos a lainseguridad.
Pero es a base de pérdidas, golpes y reveses, donde aprendemos el valor de lo importante.
Si estas viviendo ahora una decepción (una o puede que varias), ten fe en que cada desilusión nos traerá un beneficio igual o superior, a mi me anima pensarlo así cuando paso por una desilusión, solo tienes que encontrarlo.
Nuestra decepción puede aliviarse si entendemos que por mucho que nos empeñemos en que las cosas o las personas sean como nosotros esperamos es un error, no tenemos el control sobre lo que piense o haga alguien, o como sucederán las cosas.
Si lo que aprendemos de una decepción es que no podemos confiar en nadie, es que no hemos aprendido nada. Y la vida se encargará de nuevo en traer nuevas decepciones hasta que se haya aprendido la lección.
Lo mejor de las decepciones como de las crisis es nuestro crecimiento personal, volvernos personas maduras, y comprender de una vez por todas, que no tenemos el control sobre casi nada, que no somos poseedores de la verdad y que no dependemos de otra persona para ser felices.
Cuando comprendemos esto, podemos relacionarnos mucho mejor con nosotros mismos y con las demás personas, pareja, hijos, amigos, clientes…, y podemos volver a confiar en proyectar nuevos planes, pero siempre centrándonos en el presente y estar abiertos a que nuestros planes puede que no salgan exactamente como pensábamos, pero no nos decepcionaremos, sino que sabremos afrontar la situación y cambiar.

"La tristeza de la separación y de la muerte es el más grande de los engaños". - Mahatma Gandhi.


 

6/14/2015

QUEJAS

 
 

 

Hay personas que pasan todo el tiempo quejándose de esta manera:

El mundo hoy, va mal…

El gobierno no satisface mis necesidades…

La Iglesia no me da respuestas…

Mis amigos desaparecieron…

La señal de televisión no comenzó a transmitir…

Mi equipo ha perdido y es posible que descienda…

Mi mujer, siempre protesta que no le alcanza el dinero…

Esos niños que no paran de llorar…

Mi jefe no me comprende…

La ciudad está toda sucia y las calles están rotas…

Nadie reconoce mi trabajo…

Los precios no paran de subir.

!!Esto no es vida. Así no vale la pena!!

Entonces creemos que todo sería mejor…

Si yo hubiese nacido en cuna de oro…

Si mis padres fueran más inteligentes…

Si no existiese tanta gente confundiendo mi vida…

Si yo consiguiese un diploma sin tener que estudiar…

Muchas veces a lo largo de mi vida me hice estos mismos cuestionamientos, que solo me producían dolor, sufrimiento y depresión.

Un día comprendí que todo esto estaba en mi mente, pero que la realidad era otra,

por eso dejé de quejarme y comencé a dar gracias a Dios

por todo lo que me daba y hacía por mí.

Ahora veamos en qué condiciones vivió Jesús en este mundo:

Nació en un establo…

Multiplicó los panes y peces en un cesto…

Utilizó una casa para hablar a sus seguidores…

Hizo un milagro en un barco…

Montó en un asno…

Fue sepultado en un sepulcro… «Prestado»

Sin embargo Él nunca se quejó, ni murmuró de su condición. Jamás habló de la situación.

«No pierdas el tiempo lamentándote por lo que no tienes o por lo que no puedes alcanzar.

Pregúntale a Dios cuál es Su plan y Su propósito para tu vida y espera.

Un día, sin darte cuenta, estarás haciendo lo que siempre quisiste.

Cambia tus quejas por paciencia, esperanza y fe»

6/11/2015

SENTENCIA DE DIVORCIO


Sentencia de Divorcio.

Se presentan ante el juez una pareja con sus respectivos abogados, ya que están en trámites de divorcio. El abogado de la mujer reclama para la mujer el 50% de la venta de la casa, propiedad de los dos cónyuges, así
como una pensión de por vida por la cantidad de $500 dólares, que según enumera, será para cubrir los gastos de electricidad, teléfono, y una pequeña lista de gastos mensuales.

El abogado del hombre protesta, alegando que el hombre no tiene ninguna obligación hacia su mujer toda vez que ya los hijos son mayores de edad, está casados y que ella bien puede ir a trabajar y mantenerse por sí misma y que ella nunca contribuyó a la manutención de esa casa, ni aportó ningún dinero para la compra de la misma.

El juez escucha ambas partes y se queda indeciso por un momento leyendo los documentos. De pronto, se escucha a la mujer llorando y el juez le dice:

- ¿Qué le pasa señora?
- Señor Juez, yo creo que es cierto. Así que voy a aceptar la sentencia de divorcio sin ninguna obligación de parte de mi marido hacia mi persona.

Después de todo, yo bien pudiera ser una mujer profesional e independiente.

El juez le pregunta:

- ¿Y por qué usted no se convirtió en una mujer profesional e independiente? ¿Hubo alguna razón que se lo impidiera?

- Realmente, Señor Juez, no había ninguna, fueron decisiones tomadas voluntariamente por mí.
- Pudiera ser más explícita y enumerarme esas razones que
usted alega?
- Bueno, cuando me casé, yo acababa de graduarme de la Escuela Secundaria. Mi intención era estudiar enfermería, pero no había dinero para pagar los gastos de dos personas estudiando, así que le dije a mi esposo que estudiara él y luego lo haría yo.
- Bien, y ¿qué pasó?, ¿por qué cuando él se graduó de ingeniero, no estudió usted?
- Pues, verá, él me pidió que tuviéramos nuestro primer hijo, ya que llevábamos cinco años casados y aún no lo habíamos tenido.
- ¿Y, qué pasó después?
- Nada, el niño nació, pero él no quería que el niño fuera cuidado por personas extrañas, y yo entendí que el tenía razón, así que decidí quedarme en la casa con nuestro hijo.
- ¿Y, qué sucedió luego, cuando el niño creció, por qué no fue usted a estudiar?

- Porque ya para entonces tenía dos hijos más.
- ¿Dos más?
- Sí, verá usted. Cuando tuvimos el primer hijo, mi esposo me dijo que debíamos tener un segundo para que el niño no se quedara sin hermanos, así que tuvimos el segundo tres años después, pero era otro varón.
- ¿Y qué tenía eso que ver?
- No había ningún problema, estábamos muy felices, pero mi esposo me dijo que para que la felicidad fuera completa, debíamos tratar de tener una niña.
- ¿Y...?
- Pues cuando el segundo hijo tenía ya 4 años, quedé embarazada y tuve a la niña.
- Y entonces ¿por qué no estudió cuando ella creció?
- Porque no había quién llevara al mayor a las prácticas deportivas, ni quién los llevara a la escuela, pues el autobús los dejaba muy lejos de la escuela. Temiendo por su seguridad, mi esposo y yo decidimos que yo los llevaría a la escuela y los recogería. Así las cosas, dejaba al mayor en la secundaria, seguía con el segundo para la escuela primaria y regresaba a la casa con la niña a preparar todo para la tarde. Cuando los recogía, dejaba al mayor en las prácticas de judo y al otro en las de fútbol y seguía con la niña para las de ballet.

- Entonces, ¿siguió usted posponiendo su educación?
- Sí, Señor Juez, lo hice por mi propia voluntad.
- Y cuando sus tres hijos se fueron independizando, ¿por qué no ingresó usted a la universidad?
- Para entonces la madre de mi esposo había enviudado, se enfermó y necesitaba de alguien que la cuidara. Así que hablamos del asunto y llegamos a la conclusión que no la íbamos a poner en un asilo, sino que la traeríamos a vivir con nosotros, ya que los hijos estaban fuera.
- ¿Y cuánto duró esta etapa?
- Bueno, unos seis años. Ella tenía Alzhaimer y como la cuidábamos tan bien, pues su decadencia no fue rápida. Murió de un ataque al corazón, después que llegamos del paseo que todas las mañanas dábamos por el barrio. A ella le encantaba darle de comer a las palomas en el parque.
- Y mientras tanto, quiero decir, durante todos esos años, ¿había alguien que le ayudara?
- ¿Ayudarme, a qué?
- Pues a limpiar la casa, cocinar, quiero decir, las labores normales de un hogar.
- No, realmente, mi esposo ganaba muy buen sueldo, pero figúrese, eran tres hijos para criar y educar, y el costo de la vida cada vez subía más, así que yo trataba de ahorrar.

- ¿Y cómo ahorraba usted?
- Pues, en lugar de llevar la ropa a la lavandería, yo la lavaba en casa, planchaba toda la ropa de mi esposo y la de los muchachos, arreglaba el jardín; esto era lo que me costaba mayor esfuerzo, pues yo tengo problemas de la columna, pero yo hacía el esfuerzo y le aseguro que nuestro jardín no tenía nada que envidiarle al de nadie en nuestra calle.
- ¿Y quién cocinaba, usted también?
- Por supuesto, mi esposo odiaba la comida de los restaurantes. Como el tenía que almorzar por fuera de casa con sus clientes tantas veces, decía que nada como la comida que yo le preparaba.
- Y por supuesto, usted no iba a esas comidas.
- ¿A qué comidas?
- A las de su esposo con sus clientes.
- No, no tenía tiempo. Precisamente, fue en una de esas comidas que conoció a Patricia.
- ¿Patricia?, ¿Quién es Patricia?
- Su novia, la joven con quien se va a casar cuando terminemos el divorcio.
- ¿Y cómo sabe usted que se va a casar con ella?
- Porque me encontré con ellos en casa de unos amigos comunes el día que estaban dando la noticia de su compromiso.

El juez se quedó mirando a la mujer y al ex-esposo. Se levanto, cogió las carpetas con todos los papeles y se retiró.

Todos se quedaron mirándose unos a otros, alguno encogió los hombros y se sentaron a esperar que regresara. Al poco rato el juez regresó.

Se sentó y se ajustó las gafas. Entonces, cerró las carpetas, las puso a un lado y dijo:
- Señora, he revisado cuidadosamente estas demandas, y he
llegado a las siguientes conclusiones:

PRIMERO:
El divorcio se adjudica con fecha efectiva a partir de hoy.

SEGUNDO:
Su esposo no tiene que pasarle una pensión.

Al oír estas dos decisiones, el abogado y el marido se miraron con inteligente regocijo. El juez prosiguió.

TERCERO:
*Usted se queda como dueña absoluta de su casa. El Mercedes
Benz propiedad de su ex-esposo, la cuenta de ahorros, la de cheques, las pondrá él a su nombre inmediatamente sin tocar un solo centavo o lo tendrá que devolver.
*Igualmente la declaro beneficiaria absoluta de sus seguros de vida, así como de sus planes de retiro.
*También será obligación de su ex-esposo seguir pagando su seguro médico hasta que usted muera.

Mi decisión se basa en la suma de todos los sueldos que como administradora, cocinera, chofer, servicios de lavandería, jardinería y enfermería, usted prestó a su esposo, incluyendo hijos y suegra.

Esta decisión será apenas una retribución parcial de salarios retenidos por los veintiséis años de servicios ininterrumpidos que usted ha prestado. Como
hay que ser objetivos, sabemos que su esposo no podría pagar esa deuda, de ahí que pagará lo que si bien no es suficiente, será relativamente justo. Además, él pagará sus gastos de educación, transporte y libros, si usted decide regresar a la universidad a estudiar la carrera que elija.

 

6/10/2015

ORAR POR OTROS

 

 

Orar por otros

CUANDO ORO POR OTROS, SIENTO NUESTRA UNIDAD.
Orar por otros es un honor sagrado. Puede que al orar por alguien escriba su nombre en mi lista de oración. Visualizo a todas las personas en mi lista como Dios las ve y digo una oración afirmativa especialmente por ellas.


Si alguien busca guía, veo a esa persona caminando con confianza en la dirección de su bien. Cuando alguien desea sanar, lo imagino vigoroso, pleno, lleno de energía y libre. Al enterarme del dolor de alguien, visualizo a esa persona envuelta en la paz del Espíritu.


Cuando oro por otros, también oro por mí mismo. Me identifico con ellos, sabiendo que nuestra experiencia humana tiene retos similares. Somos uno en Espíritu —fuertes, sabios y sanos.
Oren unos por otros para ser sanados. La oración fervorosa del justo tiene mucho poder.



6/08/2015

SOY UNA SINVERGÜENZA

 

 

SOY UNA SINVERGÜENZA...!!!

Me enseñaron a avergonzarme de mi cuerpo, de mis actos, de mis pensamientos. Me enseñaron que lo que pienso es absurdo, que lo que hago es ridículo, que lo que deseo es sucio.

Y aprendí a no decir lo que pensaba, por vergüenza de que alguien a mi alrededor pensara algo mejor. Y aprendí a no hacer lo que me apetecía, por vergüenza de que alguien a mi alrededor creyera que era inoportuno. Y aprendí a no perseguir lo que deseaba, por vergüenza de que alguien a mi alrededor opinara que era inapropiado. No contenta con someterme a la mirada externa, me plegué también a la vergüenza ajena. Y aprendí a preguntarle a la vergüenza cómo vestirme, no vaya a ser que alguien pensara que voy buscando gustar, destacar.

Y aprendí a escuchar a la vergüenza al desnudarme, no vaya a ser que me sintiera cómoda en mi cuerpo, y me acostumbrara a enseñar(me)lo sin miedo. Y aprendí a consultar con la vergüenza antes de abrir la boca, no vaya a ser que dijera sin filtro lo que me pasa por la cabeza, y se enterara la gente.

Y dejé de bailar, de reír a carcajadas, de rascarme el trasero, de preguntar lo que no entiendo, de opinar lo que pienso, de compartir lo que siento, de pedir ayuda, de ponerme faldas, de ir a la playa, de comer o llorar en la calle, de ir sin sujetador, de pintarme, de salir sin pintar, de bajar a la calle despeinada, de usar esa ropa que dicen que no me pega nada, de llamar a quien echo de menos, de tomar la iniciativa, de decir que no, de decir que sí, de quejarme, de vanagloriarme, de estar orgullosa, de admitir que estoy asustada.

Y a base de sentirme cada día más avergonzada, entendí que mi vergüenza nunca iba a sentirse saciada. Que toda la vida iba a imponerse entre yo y mi representante impostada. Así que busqué a mi sinvergüenza interna.

Y le costó salir un poco, le daba vergüenza. Pero acabó sacándome a bailar, haciéndome dúo al cantar, saliendo conmigo a la calle con la cara sin lavar, animándome a hablar, a ignorar las cosas que me deberían avergonzar...

Y ahora no tengo tiempo para sentir vergüenza. Estoy ocupada viviendo.

 

6/06/2015

POR FIN LIBRE

 

 

En este mes del Papá, les brindo a todos esta bonita lectura.
POR FIN LIBRE
Siempre habíamos sido una familia respetable, y poco expresiva.
Entre nosotros escaseaban los abrazos y aún más los besos.


Los hombres nos dábamos la mano solamente, mi padre nos había enseñado a hacerlo con firmeza y a ver a las personas a los ojos al hacerlo.

De pronto noté que mi padre se mostraba mucho menos inhibido conforme envejecía, ya no le apenaba que otros le vieran llorar.

Un buen día, tomó a mi madre de la mano y la besó frente a sus hijos y sus nietos, algo que nunca le vimos hacer antes.

Una vez me confió, que cuanto más envejecía, más se daba cuenta de que había confundido la espontaneidad con la incorrección.

La vida es demasiada corta para no manifestar nuestros sentimientos.

A medida que mi padre se "liberaba", mi amor por él crecía, empecé a sentir la necesidad de expresarle mi afecto de una manera más significativa, sin embargo, cada vez que estaba con él y llegaba el momento de decirle adiós, en lugar de inclinarme para besarlo, extendía la mano y aún la palabra "te quiero" se me atoraba en la garganta, ansiaba decirla, pero me daba miedo. Un sábado por la tarde hice un viaje especial a la casa paterna.

Entré al estudio de mi padre y lo encontré en su silla de ruedas, trabajando en un libro que estaba escribiendo. Me le acerqué y le dije: "Quiero decirte algo".

Me sentí como un tonto. Yo tenía 46 años y él 86, pero ya había empezado y no me iba a echar atrás."Te quiero" –musité, sintiendo que me ahogaba.-¿Es eso lo que viniste a decirme? – preguntó con ternura tras dejar la pluma en el escritorio, y descansar las manos sobre su regazo- No necesitabas recorrer tantos kilómetros para decírmelo, pero me alegra sobremanera. Entonces le dije "Desde hacía años quería decirte esas palabras y encuentro fácil escribirlas sobre un papel, pero no pronunciarlas.

Quizá obré más por mí que por ti". Su rostro se tornó melancólico. "Hay algo más" –agregue- Mi padre, sin levantar el rostro permaneció con la mirada fija y moviendo la cabeza suavemente me incliné y lo besé en una mejilla, después en la otra y luego en la frente.

El se estiró y con sus fuertes manos me atrajo hacia sí, de modo que pudo rodearme el cuello con sus brazos.

Por largo rato permanecimos en esa incómoda posición, por fin me solté y me incorporé.

Fue entonces que noté que mi padre lloraba y con sus labios temblorosos me dijo:"Mi padre murió siendo yo muy joven.

Poco después dejé el hogar para ir a la universidad, di clases por un tiempo y luego marche a Francia. Nunca desde entonces regresé al hogar más que para visitar esporádicamente a mi madre -hizo una pausa y su rostro se enterneció- Cuando mi madre envejeció, la invité a vivir con nosotros. Me respondió que "no" y me dijo "me quedaré aquí, en mi casa, pero me encanta que me lo sigas pidiendo hasta el día de mi muerte". Mi padre me miró y me dijo: "Sé que me quieres, pero espero que me lo sigas diciendo hasta el día de mi muerte".

Ese día me quité de encima un gran peso, una atadura de muchos años.

De regreso a casa, sentí que mi espíritu se remontaba.

Por fin yo también ¡Fui libre! Nunca es tarde para decir "Te quiero".

Gracias por todo...

 

6/05/2015

¿ QUÉ ES EL AMOR ?

 

 

Maestra, ¿qué es el amor?

Uno de los niños de una clase de educación infantil preguntó:

  • Maestra… ¿qué es el amor?

 

La maestra sintió que la criatura merecía una respuesta que estuviese a la altura de la pregunta inteligente que había formulado. Como ya estaban en la hora del recreo, pidió a sus alumnos que dieran una vuelta por el patio de la escuela y trajeran cosas que invitaran a amar o que despertaran en ellos ese sentimiento. Los pequeños salieron apresurados y, cuando volvieron, la maestra les dijo:

  • Quiero que cada uno muestre lo que ha encontrado.

El primer alumno respondió:

  • Yo traje esta flor… ¿no es bonita?

A continuación, otro alumno dijo:

- Yo traje este pichón de pajarito que encontré en un nido… ¿no es gracioso?

Y así los chicos, uno a uno, fueron mostrando a los demás lo que habían recogido en el patio.

Cuando terminaron, la maestra advirtió que una de las niñas no había traído nada y que había permanecido en silencio mientras sus compañeros hablaban. Se sentía avergonzada por no tener nada que enseñar.

La maestra se dirigió a ella:

  • Muy bien, ¿y tú?, ¿no has encontrado nada que puedas amar?

La criatura, tímidamente, respondió:

- Lo siento, seño. Vi la flor y sentí su perfume, pensé en arrancarla pero preferí dejarla para que exhalase su aroma durante más tiempo. Vi también mariposas suaves, llenas de color, pero parecían tan felices que no intenté coger ninguna. Vi también al pichoncito en su nido, pero…, al subir al árbol, noté la mirada triste de su madre y preferí dejarlo allí…

Así que traigo conmigo el perfume de la flor, la libertad de las mariposas y la gratitud que observé en los ojos de la madre del pajarito. ¿Cómo puedo enseñaros lo que he traído?

La maestra le dio las gracias a la alumna y emocionada le dijo que había sido la única en advertir que lo que amamos no es un trofeo y que al amor lo llevamos en el corazón.

 

El amor es algo que se siente.

 

Hay que tener sensibilidad para vivirlo.

 


 

6/03/2015

EL PAPEL ARRUGADO

 

 

EL PAPEL ARRUGADO

Un día mi consejera, quien me vio dando excusas después de una explosión de ira, me entregó un papel liso.
Y entonces me dijo: Estrújalo, asombrada, obedecí e hice una bola con él papel.

Luego me dijo:
Ahora dejalo como estaba antes. Por supuesto que no pude dejarlo como estaba.
Por más que traté, el papel quedó lleno de arrugas.
Entonces mi consejera me dijo:
El corazón de las personas es como ese papel.
La impresión que dejas en ese corazón que lastimaste, será tan difícil de borrar como esas arrugas en el papel.


Aunque intentemos enmendar el error, ya estará MARCADO.
Por impulso no nos controlamos y sin pensar arrojamos palabras llenas de odio y rencor, y luego, cuando pensamos en ello, nos arrepentimos.
Pero no podemos dar marcha atrás, no podemos borrar lo que quedó grabado. Y lo mas triste es que dejamos “ARRUGAS” en muchos corazones.

Desde hoy, se más compresiva y más paciente, pero en especial aprende a dejar el orgullo a un lado y haz como haria un valiente, Pide perdón y reconoce tu error.
Cuando sientas ganas de estallar recuerda “El papel arrugado”.
Piensa antes de hablar.

 

6/01/2015

ESPECIALMENTE PARA TI

 

 

ESPECIALMENTE PARA TI..

En estos momentos de tu vida en los que te has encontrado triste, desilusionada, cansada, a veces quizás sin ánimos de nada, a lo mejor ha pasado por tu mente rendirte, y decir que ya no aguantas más que ya no soportas esta situación que estas atravesando en tu vida que por más que tratas de entender o buscar explicaciones no encuentras ninguna, en realidad no puedo decir que te entiendo por qué no se en realidad lo que estas sintiendo en estos momentos pero si quiero expresarte mi más sincero cariño, a lo mejor no podre estar físicamente a tu lado, ni brindarte la ayuda oportuna pero si puedo enviarte unas palabras de ánimo en una situación dura, si puedo hacerte saber que puedes contar conmigo a pesar de la distancia aunque pueden haber muchas veces que no entienda por lo que estés pasando o a lo mejor no logre comprender con exactitud cómo te sientes.

Pero quiero decirte que Dios si sabe cómo te sientes como el conoce tu corazón y aunque tú sientas a veces que el silencio es demasiado que no aguantas más Dios tiene cuidado de ti pues eres una vasija muy especial para él y aunque este proceso sea duro Dios no te desamparara mientras dure esto pues él te fortalecerá más y te dará las fuerzas necesarias para soportar y seguir adelante, él ve tu actitud también sabe que te esfuerzas, que eres valiente porque a pesar de todo no te has rendido y sigues confiando, sigues esperando, sigues creyendo en que eso tan anhelado llegara, que esa promesa se cumplirá en el momento perfecto.

Por eso te animo a seguir firme por que tu recompensa llegara cuando menos te lo esperes, ese milagro por el que tanto has clamado ha de llegar solo mantente firme y sigue siendo valiente.
Yo sé que tú no eres de las personas que retroceden, no eres de las que miran atrás, tú eres de las que no se rinden por más duras que estén las cosas pues a lo mejor ya hasta estas alturas has soportado bastante.

Dios siempre ha estado contigo y sé que él obrara de una manera sorprendente en tu vida, porque así es él pues hace cosas maravillosas que nuestra mente no puede comprenden pues sus pensamientos no son iguales a los nuestros. Él tiene todo bajo control y sé que estas en sus manos y siempre ha estado pendiente de ti, seguirá dándote lindos detalles porque eres muy amada por él, eres la niña de sus ojos.

Confió en que pronto estarás bien, que Dios hará un gran milagro en tu vida y será glorificado su nombre por las maravillas que hará en ti. ..