8/19/2015

Hijo, lo siento, perdóname, gracias, te amo

 

 

Solo viéndome en el otro completo la mirada de mí mismo. No puedo verme la espalda, ni siquiera el propio rostro, para esto preciso de algo que me refleje. Muchas veces, el otro hace de mi espejo perfecto, pues me muestra aquello que no puedo o no quiero ver.

Si queremos conocer aquellas facetas que están en nuestro interior, y operan silenciosamente en nuestros actos, entonces habrá que percibir cómo está mi alrededor. Si eres padre, por ejemplo, en la relación con tu hijo, en su carácter, sus cualidades, aquellas que amas y admiras, y aquellas que intentas cambiar y que, incluso, te avergüenzan, en todo estás reflejado. Todo habla de lo que eres. Por eso duele, por eso no queremos ser responsables de ello. A menudo abusamos de nuestro poder, culpando a los niños por sus acciones, en vez de animarnos a reconocer que aquello que veo también habla de mi.

Si quieres que algo afuera cambie, si quieres realmente ayudar a tu hijo a salir de alguna situación, mi consejo es "deja que te duela, ese dolor es la fuerza de tu sanación. Sin culpa, solo con responsabilidad, reconoce que ahí, en lo que ves, estás tú. Eres capaz de salir de ello, así que ingresa y transfórmalo."

Arrastramos dolor que cargan nuestros hijos; y ellos, seres puros si los hay, están ahí con su total inocencia invitándonos a sanar. Si limpiamos la memoria emocional y la dejamos ir, ellos se liberarán también y volverán a estar nuevamente en armonía.

Amado hijo, que eres quien soy yo: lo siento, perdóname, gracias, te amo

No eres un mal padre por ver a tu hijo atravesando un problema, una situación compleja o difícil de resolver. Probablemente también tú has estado repitiendo algo aprendido alguna vez. Así como los niños reciben todo lo que somos, nosotros lo hemos hecho con nuestros padres, y ellos con los suyos, y así sucesivamente. Quién sabe hace cuánto se viene repitiendo un mismo patrón pero con distintas personas participando en él.

Sencillamente la invitación es aplicar una vieja técnica de sanación hawaniana, "Ho'oponopono", que es altamente efectiva por operar desde el amor y la aceptación, hasta llegar al subconsciente, zona donde residen las memorias que pueden estar obstaculizando un desarrollo saludable de la vida.

Ho'oponopono significa: corregir o enmendar un error. Es un método antiguo que afloró gracias al trabajo del Dr. Len que lo utilizó para sanar personas, memorias y situaciones de una manera asombrosa.
Todos nuestros pensamientos, emociones, palabras, acciones y hechos pasados y presentes forman parte de nuestra memoria consciente e inconsciente, y comandan nuestra vida.
Estamos generando constantemente situaciones que representan nuestros aspectos escondidos, o aquellos que están a la vista.

Por eso, en primera medida, esta técnica nos ayuda a ver que somos responsables de todo lo que sucede a nuestro alrededor, porque de alguna manera estamos participando de ello.

Reconoce primero que lo que ves es parte de tu información, de tu memoria también. Es tu creación. Y, en vez de rechazarlo o sentirte víctima de ello, sácalo de la sombra e intégralo a ti.

Las palabras clave del Ho’oponopono son "lo siento, perdóname, gracias, te amo".

Observa o recuerda aquella situación difícil, por ejemplo, el comportamiento agresivo de un hijo, la falta de atención e interés permanente, la ansiedad o angustia, la irritabilidad, incluso, una enfermedad. Puedes hacerlo también con algún alumno, familiar o paciente.
Trae la acción o situación a tu conciencia. Sin interpretar ni juzgar, reconoce, que aunque no entiendas cómo o por qué, eso está hablando de ti. Compartes con ese niño una misma información; él solo está mostrándote algo, dándote la posibilidad de sanarlos a los dos.
Mientras lo miras, di: "Lo siento, perdóname, gracias, te amo".

Estas diciendo primero "Lo Siento" y "Perdóname" porque reconoces que algo, sin que necesariamente sepas qué es, está en ti y ha creado y contribuido a que se plasme en la vida del niño.
Después dices: "Gracias" y "Te amo", por darte la oportunidad de liberarte de ello, de sanarte. No lo rechazas, le agradeces y le dices luego que lo amas porque ha estado en ti, y es parte tuya también.

"Amado hijo, que eres quien soy yo: lo siento, perdóname, gracias, te amo"

Puedes utilizar estas frases en cualquier momento del día, incluso, mientras haces otra cosa. Es importante que lo hagas de forma constante, para llegar aquel lugar que nunca llegas.

No hay que convencer a nadie de que debe ser distinto, no hay que luchar con los procesos de las otras personas. La responsabilidad de la transformación y liberación está en nosotros, en ese lugar en el que tú y el otro son iguales, o poseen la misma memoria.

El niño solo te muestra que hay cosas que aún no has dejado ir, que permanecen en ti y que están educándolo, consciente o inconscientemente. Dile "lo siento, perdóname, gracias, te amo por darme la oportunidad de sanarme y por dejarte libre de ello".

Autora: Nancy Erica Ortiz
Pedagoga Integral

 

 

8/17/2015

LA VIRGEN DE SAN JUAN DE LOS LAGOS

 

 

Amada Virgen de San Juan de los Lagos,
cuídanos de todo mal, acompáñanos en nuestra vida y
libéranos de todo tipo de pecado (Hacer Petición).
Doy gracias a Dios y a la virgen de los lagos por el favor concedido.

HOY LA VIRGEN DE SAN JUAN VA PASANDO DE MURO EN MURO!!
COMPÁRTELA CON TUS AMIGOS


Y PIDE LO QUE MAS DESEAS PORQUE LOS JUSTOS SERÁN ELEGIDOS POR UN MILAGRO.
TEN FE, HOY VAS A CONSEGUIR TODO LO QUE TE PROPONGAS



 

8/12/2015

NO TE ENOJES

 

 

No te enojes con nada ni con nadie.
No te enojes contigo.
Las experiencias que vives son eso: experiencias. No te enojes con ellas.

Para comprender esto quizás ayude el darnos cuenta de que estas experiencias son nuestro reflejo; esas experiencias que hacen que te enojes tómalas sabiendo que eres tú y nadie más el creador.

Respira profundo y aclara tus pensamientos para sentir ese Creador en ti. No te enojes. Es otra posibilidad para ir limpiando el sótano de lo adquirido. ¿Sientes que el momento es ahora? Entonces, no te enojes.

Aprovecha la oportunidad de conocer tu Esencia Creadora, agradece, comprende, suelta y no te enojes.

Cuando las cosas no salen como las pensamos (ego), la frustración está a flor de piel y nos invaden el dolor y el fracaso y nos sentimos cual barco a la deriva, pero no te enojes. Esa energía negativa provocada por nuestra mente cámbiala desde el Creador en ti hacia el horizonte de tu Ser, donde la búsqueda es el encuentro y el encuentro el Recuerdo.
Toma el mando y no te enojes.

Puede que vuelvas a caer de nuevo, pero no te enojes; ve aceptando para aclarar y ver lo que tú mismo muestras y darte cuenta de tu rumbo.
Desempaña el vidrio de tu vida para tomar tu camino, ese camino que siempre estuvo, está y estará disponible para gozar andando, andar gozando.

Sólo recuerda que tienes que encontrarte, dejar de deambular tras las sombras del miedo y para eso… no te enojes.

Autor: Diego Alcalde

 

8/11/2015

DESEOS

 

DESEOS

En una ocasión, escuché la conversación de un padre y su hija momentos antes de separarse. Se anunciaba la salida del vuelo que ella iba a tomar y junto a la puerta la escuché decir: Papá, nuestra vida juntos ha sido suficiente. Tú me has dado siempre el amor que necesité.

Hija, te deseo lo suficiente, respondió el padre. Se besaron y ella partió. Él, caminó hacia donde yo estaba sentado. Se quedó ahí mirando por la ventana, pero sin mirar. Era evidente que quería y necesitaba llorar. Intenté no ser un intruso en su privacidad, pero él me preguntó: ¿alguna vez dijo adiós sabiendo que será para siempre?

-Sí, lo he hecho-, respondí. Le pregunté: ¿por qué piensa que es un adiós para siempre? -Soy viejo y ella vive muy lejos y sinceramente, creo que su próximo viaje de regreso será para mi funeral-, dijo. -Cuando le decía adiós le escuché decir: Te deseo lo suficiente, ¿qué significa? Comenzó a sonreír... -Esa es una frase que se ha dicho en nuestra familia, de generación en generación. Mis padres se lo decían a cualquier persona-. Hizo una pausa por un momento y continuó, diciéndome: Cuando nosotros decimos "Te deseo lo Suficiente", estamos deseándole a la otra persona que tenga una vida llena de suficientes cosas buenas que lo sostengan y continuó recitando lo siguiente:

Te deseo el suficiente sol para mantener tu actitud brillante…
Te deseo la suficiente lluvia para apreciar más el sol…
Te deseo la suficiente felicidad para mantener tu espíritu vivo…
Te deseo el suficiente dolor para que los pequeños placeres de la vida parezcan más grandes…
Te deseo la suficiente ganancia para satisfacer tus deseos…
Te deseo la suficiente pérdida para apreciar todo lo que posees…
Te deseo los suficientes "holas" para que te lleven a través del "adiós final"...
Te deseo la suficiente bendición de Dios, para que sea todo lo suficiente que necesites

TE DESEO A TI QUE ME LEES:

Suficiente felicidad para mantenerte dulce…
Suficientes problemas para mantenerte fuerte…
Suficientes pruebas para mantenerte en armonía…
Suficientes esperanzas para mantenerte feliz…
Suficientes fracasos para mantenerte humilde…
Suficientes éxitos para mantenerte ansioso…
Suficientes amigos para darte consuelo…
Suficiente fortuna para cubrir tus necesidades…
Suficiente entusiasmo para mirar hacia delante…
Suficiente fe para desterrar las depresiones…
Suficiente determinación para hacer que hoy sea mejor que ayer.

 

 

8/09/2015

JAMAS TE HE FALLADO

 

 

Me has hablado, te he escuchado.

Tus lagrimas veo, Porque estas llorando?

Cada vez que me inclino a ti.

Te veo angustiado.

Me dices: Porque no me escuchas?

Porque te olvidas de mi?

Si supieras.... ......

Si te escucho, inclino mi oido hasta ti,

Pero lo hago tan suave que no me sientes,

No me olvido de ti; Como si eres mi hijo?

Como dices que no te amo?

Es que se te olvida, que si te amo

por ti, hijo mio, me hice hombre.

Deje mi reino y del explendor vine aqui.

Sufri miserias, senti quebrantos

Oh, no sabes lo amargas que fueron mis lagrimas,

Hijo mio y ..........no te amo?

Si vieras mis manos por ti destrozadas,

Y si vieras mi alma y mi costado.

Cuanto dolor, cuanto quebranto?

Pero fue por verte, hijo mio, salvado.

Me dices que no estoy a tu lado

Si vieras de que peligros sin darte cuenta te he librado.

Lloras y gimes porque dices que en mi vida

no te quiero trabajando.

Hijo mio, si cada día te doy amaneceres,

te doy luz, te doy sombras; Y aun te doy mi pecho

para que repoces si es que estas cansado.

Tu carga me brindo a llevar si es que te pesa.

Te quejas de los espinos que hayas en tus sendas.

Pero, hijo mio, si no te has dado cuenta.

Yo he endurecido tus pies y son seguros tus pasos.

Para que ni ortiga, ni espinos los quebranten.

Veo que te afanas por que haras mañana?

Te buscas problemas que no te conciernen,

Pero no meditas..... . Si te doy el futuro y te doy el presente

Porque no darte, hijo mio, el mañana?

Si soy Omniciente.. ....

Ya veo que tus lagrimas han cesado,

Ya veo que tu rostro esta resplandeciente:

Ahora levantate... ........ y ve confiado.... ......... ...

Porque estoy contigo y ......

JAMAS TE HE FALLADO!

 

8/08/2015

UNA MUJER QUE SANA

 

 

Una mujer que se ha sanado por dentro sabe que no es indispensable para nadie, excepto para sí misma. Esta mujer no esperará que los demás valoren lo que hace por ellos, sino que simplemente amará libremente.


Una mujer que se ama a sí misma no renuncia a su autorrealización y genera expectativas internas saludables. Nos sanamos cuando aprendemos a escucharnos, a luchar por nosotras mismas en primer lugar y a vencer los miedos que nos han impuesto.


Cuando lo hayamos conseguido, nos sobrarán recomendaciones y lecciones; al mismo tiempo, lograremos desarrollar los valores emocionales que nos corresponden, cuidando nuestro bienestar emocional y físico, tratándonos con delicadeza y no olvidándonos de que las heridas no se curan solas. Esta es la manera verdaderamente responsable de responder ante los nuestros, sin sometimientos y con la total libertad de ser uno mismo.

 

8/07/2015

VIDA DESPUÉS DE LA VIDA

 

 

Vida después de la vida

Mientras tomábamos un café con mi amigo Carlos, me contó que los médicos le habían diagnosticado una terrible enfermedad, y que tenía pocas opciones de salir adelante.

Carlos es de esas personas a los que les cuesta creer en la existencia de Dios y todo lo relacionado con lo espiritual, es decir, le es difícil creer en lo que no se ve y menos en la vida después de la muerte.

Pensé que tenía por delante una tarea muy difícil, pero que de alguna manera me las ingeniaría para hacerle entender la existencia de Dios y la vida después de la vida.

Se me ocurrió, que a través de algunos ejemplos, podía captar la atención de mi amigo, y comencé con una pregunta.

-¿Crees en la existencia del aire, tan necesario para nuestra vida?

-Claro, si no existiera no podríamos vivir, es muy necesario para que podamos respirar.

Vamos bien me dije.

-Entonces, sí crees que existe, ¿Por qué no me dices que forma tiene, de qué color es, podrías guardarlo en un recipiente?

Antes que me respondiera, le di otros ejemplos: Mira, le dije, en este momento estamos conversando, escuchamos nuestras voces pero no podemos ver nuestras palabras. Si miramos hacia el espacio sólo vemos el cielo, pero ¿te imaginas los miles de millones de mails, mensajes de texto, llamadas telefónicas, fotos, informaciones, que están circulando?... si fueran visibles, tal vez no podríamos ver el sol.

Carlos, con mirada de asombro, me preguntó:

-¿Y todo esto qué tiene que ver, qué intentas decirme con estos ejemplos?

-Que aunque haya cosas que no se ven ¡¡existen!! Y aprovechando su interés, continué diciéndole:

-Así es Dios. Él es real, está en todo lugar, pero como el aire, no se ve. Sólo podemos experimentar su presencia en nuestras vidas a través de la fe. A propósito, ¿Sabes que significa esta palabra? Creer en lo que no se ve.

En ese momento mi compañero, quiso saber sobre los misterios de la vida, y me dijo:

-Muchas veces me han hablado que la vida continúa después de la muerte física. He pensado mucho sobre esto, pero me cuesta creer, porque nadie ha regresado para contarlo.

-Eso es lo que dice la mayoría de la gente, pero yo te digo que hay un gran error en esa creencia, porque hay un hombre que si volvió de la muerte y ese hombre se llama Jesús.

También dicen que ya pasaron más de dos mil años y tal vez lo que dice la Biblia no sea tan real como algunos creen. Sin embargo, creemos ciegamente en los libros que narran las vidas de Colón, Napoleón, San Martin y tantos grandes hombres de la historia de la Humanidad, que pasaron por este mundo hace cientos de años y damos crédito de todo lo que han aportado y a quienes escribieron sobre sus biografías.

¿Entonces por qué no creer que Dios vino a este mundo en la persona de Jesús para dejarnos no sólo un mensaje de vida, sino además una esperanza de vida eterna?

- Hasta aquí todo bien, pero ¿Cómo creer que la vida continúa, una vez que hayamos muerto? Yo creo que mi vida se terminará cuando me muera.

- Tu cuerpo no es tu vida, por el contrario tu cuerpo contiene la vida, esa vida que nunca deja de ser.

- Explícame, cómo es eso.

- Volviendo a los ejemplos: la vida es como una persona que vive en una casa muy deteriorada. Un día viene el dueño de un palacio y te dice: tienes que venir conmigo porque esta casa ya es muy vieja y está a punto de desplomarse. Entonces te lleva a vivir a su mansión, un lugar asombroso.

- Estoy empezando a comprender, aunque me es difícil.

- Claro, le contesté, con nuestra mente humana jamás vamos a poder entenderlo, estas cosas sólo se pueden creer y comprender a traves de la fe.

También le hice saber que si bien todos tenemos una vida, que abandona nuestro cuerpo en el momento de la muerte, no todos vamos a morar con Jesús eternamente. Sólo lo harán aquellos que tengan la convicción de que Él murió en la cruz del calvario y le hayan permitido que Él ser parte de sus vidas.

Mi amigo, que a esta altura se había convencido de mi exposición, me hizo una última pregunta:

- Tú realmente estás convencido de esa vida en el más allá, y vives esperanzado en esta fe, pero... ¿Qué pasaría si el día que tengas que partir de este mundo, no existiese nada de lo que crees? ¿Cómo te sentirías sabiendo que perdiste el tiempo?

- Si no hay nada, habré perdido el tiempo, pero, si es cierto, habré alcanzado todas las promesas de Dios. Ante la duda, prefiero seguir pensando y creyendo como hasta ahora. De todas formas, vivir de acuerdo a los principios de Dios, nunca me perjudicará ni a mí, ni a los que me rodean. Al contrario.

-Admiro tu fe, dijo Carlos, creo que voy aplicarla. Después de todo nosotros estamos tan limitados en nuestros pensamientos que no vale la pena perder el tiempo en aquellas cosas que solo están en el dominio de Dios. Creo que es hora de comenzar una amistad con Dios y dejar de pensar humanamente.

Nos despedimos y me di cuenta que en aquel instante su cara era otra. En él había paz y esperanza, todo lo que se necesita para enfrentar las dificultades más duras de la vida.

«¿Por qué nos cuesta tanto creer en lo que Dios nos dice y nos creemos cualquier cosa que otras personas cuentan, aunque sus vidas digan todo lo contrario?

8/04/2015

LA DECISIÓN

 

En esta vida estamos tomando decisiones constantemente y esas decisiones traen diferentes consecuencias que nos dañan o nos benefician, pero hay una decisión, la más importante, que cambiará y trasformara tu vida para siempre y traerá maravillosas consecuencias.

Cual es esta decisión? Es la decisión que determinara tu destino, es la decisión que pondrá fin a tu vida vacía y sin sentido.

Esta decisión es para valientes, es para aquel que anhele vivir una vida con propósito y significación, una vida de valor, una vida que vale la pena vivir...

Esta decisión la debes que tomar con el corazón y con convicción..

Esta decisión será para siempre...

Esta decisión te dará la victoria en todas las cosas..

Esta decisión te salvara...

Debemos tomar la decisión de dejar lo que nos destruye, lo que no me hace feliz, o lo que creo que es bueno para mi pero no lo es...

Debemos tomar la decisión de amarnos y amar al prójimo para siempre..

Si decidimos amarnos y amar a los demás con amor genuino, debemos por consecuente tomar la decisión de amar a Dios por sobre todas las cosas.

Si tomas la decisión de amar a Dios nuestro creador, tu vida será transformada por Él y todos los males desaparecerán de ti, ya no sentirás soledad, tendrás esperanza, paz, alegría, tu vida será de bendición para otros, tus problemas tendrán solución, tendrás fuerzas del cielo, no te faltará nada y nada te sera imposible...

Tomar la decisión de seguir a Dios es lo más hermoso que te puede pasar, es un privilegio, un regalo eterno...

Te animo a que tomes la decisión de seguirlo, jamás te vas a arrepentir y vivirás una vida plena y feliz.

 

8/03/2015

Los malos días vienen solos, los buenos hay que salir a buscarlos

 

 

Esta mañana desperté emocionado con todas las cosas que tengo que hacer antes que el reloj sonara. Tengo responsabilidades que cumplir hoy. Soy importante. Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener.

Hoy puedo quejarme porque el día esta lluvioso o puedo dar gracias porque las plantas están siendo regadas. Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero o puedo estar contento porque mis finanzas me empujan a planear mis compras con inteligencia

Hoy puedo quejarme de mi salud o puedo regocijarme de que estoy vivo.

Hoy puedo lamentarme de todo lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido.

Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas o puedo celebrar que las espinas tienen rosas. Hoy puedo autocompadecerme por no tener muchos amigos o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas relaciones.

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo. Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela o puedo abrir mi mente enérgicamente y llenarla con nuevos y ricos conocimientos.

Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo que hacer las labores del hogar o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente y cuerpo.

Hoy el día se presenta ante mi esperando a que yo le de forma y aquí estoy, soy el escultor.

Lo que suceda hoy depende de mí, yo debo escoger qué tipo de día voy a tener.


 

8/02/2015

GOZARAS DE LA VIDA



Dicen que a cierta edad las mujeres nos hacemos invisibles, que nuestro protagonismo en la escena de la vida declina y que nos volvemos inexistentes para un mundo en el que sólo cabe el ímpetu de los jóvenes.

Yo no sé si me habré vuelto invisible para el mundo, es muy probable, pero nunca fui tan consciente de mi existencia como ahora; nunca me sentí tan protagonista de mi vida y nunca disfruté tanto de cada momento de mi vida.
Descubrí que no soy una princesa de cuento de hadas; descubrí al ser humano que sencillamente soy, con sus miserias y sus grandezas.
Descubrí que puedo permitirme el lujo de no ser perfecta, de estar llena de defectos, de tener debilidades, de equivocarme, de no responder a las expectativas de los demás. Y a pesar de ello, quererme mucho.
Cuando me miro al espejo, ya no busco a la que fui en el pasado, sino que sonrío a la que soy ahora. Me alegro del camino andado y asumo mis contradicciones.
Siento que debo saludar a la joven que fui, con cariño, pero dejarla a un lado, porque ahora me estorba. Su mundo de ilusiones y fantasía ya no me interesa.
¡Qué bueno es no sentir ese desasosiego permanente que produce correr tras los sueños!
La vida es tan corta y el oficio de vivirla es tan difícil, que cuando uno comienza a aprender, ya no hay tiempo.
Las realidades más grandes y más bellas las tendrás cuanto menos las esperes, porque estas son un regalo de Dios, que te las envía en el momento preciso.
Si quieres disfrutar del mar, contémplalo, abre tus manos en sus aguas y todo el mar estará en ellas. Porque si las cierras para retenerlo, se quedarán vacías.
Si quieres disfrutar del viento, extiende tus brazos, abre tus manos y todo el viento será tuyo, porque si intentas retenerlo, te quedarás sin nada.
Si quieres disfrutar del sol y de su luz maravillosa, abre los ojos y contémplala, porque si los cierras para retener la luz que ya alcanzaste, te quedarás a oscuras.
"Sólo así gozarás de la vida, sabiendo que la tienes sin poseerla y dejándola pasar sin tratar de retenerla"